Cultivo sin Suelo de Hortalizas Evaporímetros y tensiómetros eléctricos de alta sensibilidad.


Cultivo sin Suelo de Hortalizas
Evaporímetros y tensiómetros eléctricos de alta sensibilidad.
Hay que recordar que la aplicación de toda esta tecnología que facilita la gestión del riego en los sistemas de cultivo sin suelo, no nos exime de las mediciones de drenaje, control de CE y pH diarios y de los análisis de drenaje indicados anteriormente.
8 • FISIOPATÍAS MÁS IMPORTANTES EN LOS
SISTEMAS DE CULTIVO SIN SUELO
Las fisiopatías más importantes son las debidas a desequilibrios nutricionales y dentro de éstos, los inducidos por factores ajenos a los propios elementos nutritivos. Aquí haremos mención a aquellas fisiopatías específicas de los cultivos sin suelo, o bien, a las que se manifiestan con mayor intensidad con estos sistemas. La falta de poder tampón y la baja capacidad de intercambio catiónico, hace necesario un manejo adecuado de la solución nutritiva en estos sistemas.
La temperatura, radiación y los niveles de humedad relativa ambiente en el interior del invernadero, suelen ser los factores que más condicionan la aparición de fisiopatías nutricionales. En los sistemas de cultivo sin suelo, la falta de inercia de los sustratos, hace que la raíz de la planta se caliente o enfríe con una mayor rapidez que en los sistemas convencionales, facilitando la aparición de fisiopatías.
8•1 “Blossom end Rot”
Podredumbre apical del tomate o pimiento. En los órganos afectados se produce una disminución en el contenido normal de calcio, debido a una mala traslocación del elemento, muy ligada al potencial transpiratorio.
La pueden provocar situaciones de aumento rápido de la temperatura, altos niveles de transpiración, estrés hídrico y térmico, elevada salinidad de la solución nutritiva, baja humedad durante la noche, crecimiento rápido del fruto, aumento de la relación Mg++/Ca++, períodos de baja luminosidad (en los que se puede producir una mala alimentación cálcica del fruto) seguidos de alta luminosidad, elevadas temperaturas y humedades relativas bajas, pueden inducir la aparición de la podredumbre apical.
Para reducir su incidencia es aconsejable utilizar variedades resistentes a dicha fisiopatía, aplicaciones foliares de calcio, manejo adecuado de la solución nutritiva, evitar cambios bruscos de las condiciones climáticas, sobre todo altas temperaturas y bajas humedades relativas, manejo adecuado del riego, evitar salinización de la solución nutritiva en sustrato y potenciar el sistema radicular restringiendo los riegos durante los primeros meses de cultivo.
8•2 Vitrescencia del Melón
Afecta a la textura de la pulpa, pudiendo ir acompañada de degradación del sabor, dando un aspecto de sobremadurez del fruto. Las causas son similares a las que provocan la podredumbre apical, a las que cabría añadir temperaturas del sustrato inferiores a 15ºC, asfixia radicular o fertilización desequilibrada.
En sistemas de cultivo sin suelo también presenta una mayor susceptibilidad, pudiéndose reducir su incidencia mediante el empleo de variedades larga vida, ajustar adecuadamente el punto de corte, manejo adecuado de la nutrición, evitar asfixia radicular, aplicación foliar de calcio y correcto manejo de las condiciones climáticas.
8•3 Craking
El “craking” se puede producir en variedades de tomate sensibles, en condiciones de alta humedad relativa ambiental en el invernadero.
El “craking” se puede dar también en cultivos como el melón, sandía y pimiento, producido por cambios bruscos de la disponibilidad de agua por parte de las raíces de la planta, bien por un cambio brusco de condiciones de humedad en el sustrato, o por variaciones en el nivel de salinidad del sustrato.
En sistemas de cultivo sin suelo esta fisiopatía puede verse acentuada por las características del manejo del riego (frecuencia y dotación) y por la posible variación de los niveles de sales en el sistema radicular.
El correcto manejo de la nutrición y del riego evitará oscilaciones bruscas del nivel de humedad en el sustrato y de la conductividad eléctrica
Fuente: Cultivo sin Suelo de Hortalizas
S è r i e D i v u l g a c i ó T è c n i c a
Aspectos Prácticos y ExperienciasCultivo sin Suelo de Hortalizas
S è r i e D i v u l g a c i ó T è c n i c a
Aspectos Prácticos y Experiencias
Carlos Baixauli Soria

José M. Aguilar Olivert

Cultivo de la piña Peso en gramos de la cantidad total de confitura que se envasó.



Cultivo de la piña
Peso en gramos de la cantidad total de confitura que se envasó.
Fecha tope de conservación
El rótulo "A consumir preferentemente antes del ..." (best use before ...) llevará detallados el día, mes y año. P. ej.: A consumir preferentemente hasta el 30.11.2001.
Número de despacho (batch number)
Embalaje de transporte
Para el transporte de los envases de venta se necesitará un embalaje de transporte. Para la elección del embalaje de transporte se tomarán en cuenta los siguientes puntos:
El embalaje de transporte (p.ej.: puede ser de cartón) será tan sólido que los envases de venta no puedan sufrir ningún daño por presión externa alguna.
Las medidas del embalaje de transporte serán de tales dimensiones que los envases de venta estén firmemente sujetados, es decir que no deberán estar sueltos durante el transporte.
Las medidas del embalaje de transporte serán de tales dimensiones que puedan caber exactamente en paletas y contenedores de transporte.
Datos que contendrá el embalaje de transporte
El embalaje de transporte llevará marcados los siguientes datos:
Nombre o Razón Social y dirección del productor/exportador, país de origen de la mercancía
Año de cosecha del producto
Peso neto, unidades que contiene
Número de despacho
Lugar de destino, dirección del comercializador, importador
Rótulo claro que indique que el producto proviene de cultivo ecológico6.
Almacenaje
Las confituras se almacenarán en depósitos oscuros y a temperaturas bajas (máx.
A 15ºC). De existir condiciones óptimas de almacenaje los productos se pueden guardar hasta 1-2 años.
Si se guardasen las calidades convencional y ecológica en un solo almacén  (depósito mixto) se garantizará la exclusión de toda posibilidad de confundir las 2 calidades. Ello se logrará fácilmente si se toman las siguientes medidas:
Capacitación e información específica del personal encargado de los almacenes
Rotulación precisa de los espacios de los almacenes (silos, paletas, tanques, etc.)
Rotulación en colores (p.ej.: verde para los productos ecológicos)
Registro por separado del ingreso y egreso de mercancías (Libro de almacén)
La limpieza y cuidado de los depósitos mixtos con sustancias químicas (p.ej.: gasificado con bromuro metilénico) no está permitida. Se evitará, en lo posible, guardar las dos calidades, ecológica y convencional, en un solo almacén.
Fuente:  Agricultura Orgánica en el
Trópico y Subtrópico
Guías de 18 cultivos

Piña - Asociación Naturland, 1ª edición 2000

Cultivo del tomate en invernadero Poda y guía


Cultivo del tomate en invernadero
Poda y guía
Para una mejor producción, pode las plantas de tomates de tal forma de contar con solo un tallo principal removiendo los brotes laterales, llamados comunmente “chupones”. Cada chupón se formará en el punto dónde nace cada hoja del tallo principal, por encima del pecíolo de la hoja (tallito de la hoja). Si se permite que todos los chupones crezcan y produzcan frutas, aumentará la cantidad total de frutas, pero serán más chicas y de calidad pobre. Es mejor tener un tallo principal que lleve las frutas, ya que esta práctica producirá frutas más grandes, más uniformes y de más calidad.
El corte de los chupones una vez por semana será una forma de controlar la situación. Se aconseja dejar uno a dos chupones chicos en la parte superior de la planta. Asi, si la planta es dañada y la punta de la misma se quiebra, se puede dejar que uno de estos chupones crezca y se transforme en la punta de dicha planta. En general, elimine los chupones que son más grandes de una pulgada.
Coloque un sistema de soporte de alambres por encima del cultivo. Use alambre galvanizado de 9 gauge o de 3⁄32 pulgadas o más (una caja de 100 libras contiene alrededor de 1.700 pies ). Estos alambres van paralelos a la dirección de la hilera de plantación y a 7 pies del nivel del suelo. Corte trozos de 14 pies de largo, así están lo suficiente sueltos para permitir que las plantas se apoyen y cuelguen cuando lleguen a la altura del alambre. Ate una cuerda en forma suelta (no un lazo o nudo corredizo) o sujétela a la parte inferior de la planta, llévela por encima del alambre, y luego átela al alambre con una especie de lazo o nudo corredizo. En las casas de comercio encontrará los ganchos de plástico (vea el Apéndice 1 para la lista de proveedores). Nota: Asegúrese de que la estructura del invernadero sostendrá el peso de las plantas con frutas que cuelgan, o que contará con una estructura fuerte en la cabecera de las líneas para soportar los alambres.
Piense que los alambres deben soportar una carga de 15 libras por pie, o tres toneladas por cada 600 plantas.
Cuando la planta alcanza la altura del alambre, la misma debería ser colocada sobre el mismo y que cuelgue. Mantenga la cuerda atada con su mano izquierda por encima de la planta; afloje el nudo con su mano derecha. Simultaneamente deje que la planta cuelgue alrededor de 2 pies por debajo del alambre y corra la atadura hacia la derecha. La planta debe quedar recostada al mismo tiempo que se la deja colgar; de otra manera el tallo probablemente se quebrará. Siempre recuéstelas en la misma dirección.
No lo haga hacia la derecha y hacia la izquierda ya que las plantas se harán sombra unas a otras.
Mantenga las plantas todas a la misma altura así no se hacen sombra. Repita esta operación cada vez que las plantas pasan la altura del alambre. Esta es otra razón por la cual se prefiere el sistema de dos cultivos por año; se necesita menos mano de obra para el sostén y cuelgue de plantas.
A medida que usted pode las plantas para obtener un solo tallo, enrósquelo alrededor del alambre soporte. Usted puede podar y enroscar en una sola operación, antes de seguir con la siguiente planta.
Siempre enrosque en la misma dirección; si usted comienza en sentido de las agujas del reloj, continúe así; de otra forma, cuando la planta se haga pesada por la fruta, puede que se suelte de la cuerda y se quiebre. Algunos productores prefieren usar clips plásticos para segurar la planta a la cuerda, ya sea en combinación con el enrosque o para reemplazar el mismo.
La poda de los racimos también mejorará el tamaño y la uniformidad. Esto implica eliminar las frutas más chicas de algunos racimos, dejando las tres, cuatro o cinco mejores. Elimine la fruta malformada primero. De otra manera, elimine la fruta más chica, la cual es generalmente la última formada en cada racimo.
Fuente:  La dirección del autor es Truck Crops Branch Experiment Station, P.O. Box 231, Crystal Springs, MS 39059; teléfono (601) 892-3731, fax (601) 892-2056. El e-mail del Dr Richard Snyder es ricks@ext.msstate.edu
El autor agradece enormemente a los profesores y miembros de la Truck Crops Branch Experiment Station, y expresa su apreciación por el arduo trabajo en la asistencia de los estudios en el invernadero de Crystal Springs. Estos estudios son la base de la mayor parte de la información en esta publicación.
Por el Dr. Richard G. Snyder, especialista en Extensión vegetal.

La Universidad Estatal de Mississippi no discrimina en base a la raza, color, religión, nacionalidad, sexo u orientación sexual, afiliación grupal, edad, disabilidad, o estado de veterano.

Cultivo del tomate en invernaderos


Cultivo del tomate en invernaderos
Los cultivadores serios no deberían usar las variedades de campo como Celebrity, Better Boy, Travellers, etc., en los invernaderos, de todas maneras estas son buenas para la huerta.
Usted puede comprar semillas por cantidades; con bajos precios por unidad si compra muchas y de precios más altos si compra pocas. Las semillas de tomates son muy pequeñas; la quinta parte de una onza contiene alrededor de 1.200 semillas. Si usted tiene un invernadero de dos diviciones (4.500 pies cuadrados), con alrededor de 550 plantas en cada lado, esto es suficiente. Siempre plante algunas semillas de más (10 - 20 porciento) ya que la germinación no será del 100 por ciento. Esto también le da la oportunidad de eliminar los plantines que no logran los estándares de alta calidad. Almacene semillas extra en recipientes cerrados o en bolsas de plástico cerradas herméticamente en el congelador.
Crecimiento en medios de cultivo
Existen muchos tipos de medios de cultivos para los suelos de los invernaderos de tomates. Estos sistemas incluyen NFT (técnica del film del nutriente), conductos de PVC, arena, cultivo en el suelo, en cubetas o canal, lana de roca, y varios tipos de agregados o substratos para el suelo. Este último grupo incluye la turba musgosa y las mezclas de turba y perlita, perlita, agregados de roca y lana, lana de vidrio, corteza de pino, y muchos otros. La mayoría de los invernaderos grandes en los Estados Unidos usan lana de roca. Este material inerte, altamente poroso está hecho de roca volcánica y piedra caliza, derretidas a 292 ºF y centrifugados para obtener fibras.
En Mississippi, la corteza de pino es el agregado más usado debido a su propiedades, disponibilidad y bajo costo.
Para los productores que usan corteza de pino, se recomienda que la corteza sea una mezcla fina. Las partículas finas son partículas menores de 3⁄8 de pulgada de diámetro. La corteza de pino debe estar transformada en abono así no daña las raíces de las plantas de tomates transplantadas por la alta temperatura, y para que no haya agotamiento de nitrógeno causado por el proceso de descomposición.
Si usted no puede determinar la edad de la corteza, compre la que tiene por lo menos tres meses antes de ser usada; esto le d  tiempo a que se descomponga en su sitio.
El volumen de partículas del medio o agregados recomendado es 1⁄2 pie cúbico por planta. Con la corteza de pino, esto es fácil de lograr usando bolsas de 2 pies cúbicos y transplantando tres a cuatro plantas por bolsa. Usted puede comprar estas bolsas de polietileno perforadas, llenas de corteza de los revendedores de Mississippi (vea la lista al final de esta publicación). Alternativamente, se pueden cultivar dos plantas por bolsa o balde de 71⁄2 galones, o una planta en un recipiente de 3 a 4 galones (1 pie cúbico es igual a 71⁄2 galones).
Fechas de plantación
Existen principalmente dos sistemas de cultivos en el caso de la producción de tomates en invernaderos: dos cultivos por año y un cultivo por año. Con el sistema de plantación una vez por año, prepare las plantas a mediados de septiembre o después y cultívelas hasta mediados o fines de junio. Para Mississippi, el sistema de dos cultivos por año, se prefiere un cultivo de primavera y uno de otoño. Esto se debe a que las plantas que continúan en pie durante el invierno, son más propensas a contraer enfermedades como Botrytis (moho gris) y Cladosporium ( moho de la hoja), lo cual hace que el invernadero tenga condiciones húmedas durante diciembre, enero, y febrero. Las plantas que se han cultivado por varios meses tienen un crecimiento denso en el invierno, reduciendo el movimiento del aire y agravando los problemas causados por la humedad. Estas condiciones son favorables para el desarrollo de enfermedades. También, las plantas que se han cultivado desde septiembre no tienen el mismo vigor que las que son transplantadas en enero.
Alternativamente, un cultivo más corto puede ser producido durante la primavera o a través de la última parte del invierno y primavera. Las condiciones de mercado deberían determinar la estación de producción.
Julio y agosto son demasiado calientes para producir tomates de invernadero en la zona sur central.
Las frutas del verano están llenas de hendiduras, rajaduras, manchas rojas, y en general baja calidad y rendimiento. Aún más, los precios en el mercado son bajos debido a la producción de los tomates de campo.
Para el sistema de dos cultivos por año, siembre el cutlivo de otoño en bandejas, después de mediados de julio con una semilla por alvéolo o compartimento. Si usted siembra más temprano, los plantines estarán sometidos a las temperaturas altas del verano y tendrán una etapa de crecimiento pobre. Permita que las plantas crezcan por 41⁄2 a 5 semanas. Transplante en bolsitas, baldes o lana rocosa a mediados de agosto. La primera cosecha será a fines de octubre o comienzos de noviembre.
Siembre el cultivo de primavera al final de noviembre, transplantándolo inmediatamente después del primero de enero, cuando los plantines tienen alrededor de 6 semanas. Esto significa que usted tendrá plantines jóvenes y al mismo tiempo plantas maduras. Es preferible tener un lugar de propagación separado para los nuevos plantines. Si los plantines son cultivados en el mismo invernadero con las plantas maduras, es muy probable que insectos (mosca blanca, gusanos minadores, etc.) y enfermedades contaminarán el nuevo cultivo. La primera cosecha debe ser en marzo. El cultivo de primavera se puede desarrollar hasta fines de junio, o hasta que la temperatura es muy extrema para obtener una producción de calidad (vea la sección Enfriamiento del invernadero).
Corte la parte superior de las plantas 6 semanas antes del día programado para cosechar. Esta fecha puede ser al final de diciembre para el caso de un cultivo de otoño y a mediados o fines de junio para un cultivo de primavera. Cuando realice los cortes, elimine las puntas a partir de la altura donde encuentre frutos del tamaño bolita y más arriba. Dicha fruta no tendrá tiempo de madurar antes del tiempo de cosecha. Deje una a dos hojas por encima del ramillete más alto. Esto ayudará a sombrear la fruta y prevenir de rajaduras por el sol.
Fuente: Cultivo del tomate en invernaderos
La dirección del autor es Truck Crops Branch Experiment Station, P.O. Box 231, Crystal Springs, MS 39059; teléfono (601)

892-3731, fax (601) 892-2056. El e-mail del Dr Richard Snyder es ricks@ext.msstate.edu

Cultivo de aguacate Elementos secundarios

Cultivo de aguacate Elementos secundarios Los elementos conocidos como secundarios son el Azufre, el Zinc y el Boro. Azufre Es el elemen...