Barra de vídeo

Loading...

Cultivos Hidropónicos PRINCIPALES PLAGAS EN CULTIVOS HORTÍCOLAS


Cultivos Hidropónicos
PRINCIPALES PLAGAS EN CULTIVOS HORTÍCOLAS
Las plagas que más se presentan en los cultivos son insectos de diferentes
tipos. Entre estos son muy frecuentes los gusanitos que son los hijos de las
mariposas que nacen 4 o 5 días después de que ellas han puesto sus huevos, generalmente por detrás de las hojas.
Otra plaga bastante común y dañina son los pulgones o áfidos, que se presentan
sobre todo en los períodos secos y calurosos, aunque también los hay en otras
épocas de clima menos benigno.
También llegan a ser importantes los daños causados por las babosas o caracoles,
pero éstos se presentan en abundancia en las épocas lluviosas y frías cuando el
área de la huerta permanece húmeda por mucho tiempo. Esta plaga sólo sale
durante la noche y se esconde al amanecer, por lo que en la mañana hay que tratar
de ubicarla en sitios oscuros y protegidos cercanos a las camas de cultivo.
En las huertas en las cuales se usa cáscara de arroz como substrato, sólo o en
mezcla, son frecuentes los daños causados por pájaros que llegan en búsqueda de granos de arroz o de semillas, encontrándose a veces con las semillas de lechuga, rábanos, arvejas u otras hortalizas que han sido sembradas.
En la huerta además de los insectos dañinos existen otros insectos y animales que
no causan daños, sino que se alimentan de los huevos, larvas pequeñas y a veces
hasta de adultos. Entre estos insectos o animales benéficos es común encontrar en
todas partes a las llamadas chinitas o mariquitas, el mata piojos o Chrysopha,
avispas y hasta lagartijas cuyo alimento son los insectos, en su mayoría dañinos.
A estos animales en vez de espantarlos o eliminarlos, debemos protegerlos, pues
son aliados para la eficiente realización de nuestro trabajo de cultivadores urbanos.
Además del constante cuidado de la huerta y de facilitar la permanencia de los organismos benéficos es posible aplicar otros métodos sencillos y económicos de control que no contaminan el ambiente ni los productos cosechados. Algunas de
estas técnicas son:
- Colocar banderas de plástico de color amarillo intenso impregnadas con aceite
de transmisión o de caja de cambios de auto. El color amarillo atrae a muchas
especies de insectos que al posarse sobre la lámina plástica se quedan pegados.
También se puede usar una lavasa o enjuagadura concentrada de jabón azul del
que corrientemente se usa para lavar la ropa la cual se aplica con un atomizador
en forma de rocío. Es muy eficiente para controlar pulgones y larvas desnudas pequeñas.
- Colocar trampas de luz encima o dentro de un recipiente con agua y aceite
quemado durante 1 ó 2 horas cada noche.
- Cebos o trampas atrayentes para el control de babosas y caracoles.
- Espanta pájaros de diferentes tipos.
Como un complemento de estas prácticas que por sí solas ya reducirán bastante
el nivel de los posibles daños atribuibles a plagas, se pueden aplicar en rotación
y con algunos intervalos, extractos o sumos de las siguientes plantas: Ajo, Ají, Eucalipto, Madero Negro (Mata Ratón), Nim, Papaya, Paraíso, Orégano, Ortiga o Pringamosa, Paico o Epasote, Ruda, Flor de San Diego, Flor de Muerto; Tabaco
y otras más. Algunas de estas plantas tienen efecto urticante sobre insectos que
tienen piel desnuda, pero la mayoría actúan como repelentes debido a sus fuertes
olores, haciendo que los adultos no encuentren un buen ambiente para pararse y depositar sus huevos y que harán que algunos estados inmaduros que están sobre
el cultivo se bajen al substrato donde ya no causarán daño.
Fuente: César H. Marulanda Tabares
Experto en Hidroponía Familiar
Consultor PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo