Barra de vídeo

Loading...

Cultivos hidroponicos Ahorro de agua

Cultivos hidroponicos
 Ahorro de agua
El agua es el factor más importante en la producción de cosechas. En zonas
muy cálidas y en zonas áridas el gasto de agua es tal que se convierte en el
factor limitante para el desarrollo agrícola. La ventaja de los cultivos sin suelo
estriba en la facilidad para emplear técnicas de irrigación con un consumo
moderado del agua, como en el caso de los hidropónicos puros donde las raíces
de las plantas están sumergidas en la disolución nutritiva, como mencionábamos anteriormente, o empleando la subirrigación en los sustratos (existen variaciones
de acuerdo con el tipo de sustrato que se utilice). Además, en el caso de los
cultivos cerrados, el agua se recicla, y posteriormente se aprovecha para otros
riegos, pero existe una marcada desventaja, se consume gran cantidad de tiempo
y de recursos en el control de la red de riego. Por ejemplo, en aguas duras
(con excesiva cantidad de carbonato cálcico), existe un peligro evidente de
obturación de las boquillas. Este problema se minimiza utilizando aguas ácidas
de lavado (disoluciones de ácido nítrico) que disuelven los precipitados
formados (costras salinas).
f. Reducción del trabajo
Estos cultivos no necesitan de las tareas habituales llevadas a cabo en los
cultivos tradicionales: esterilización del suelo, preparación previa del suelo,
períodos de barbecho, etc.
En cualquier caso dentro de los cultivos sin suelo, existen grandes diferencias
que afectan al grado de automatización y semi-automatización, al tipo de
sustrato o al número de cosechas susceptibles de cultivarse en cada sustrato.
g. Control de factores ambientales y nutricionales que afectan al desarrollo
del cultivo
La hidroponía consigue optimizar aquellos factores que afectan directamente
al desarrollo de la planta: i) la temperatura -valores elevados,
fundamentalmente en épocas secas, resultan poco favorables para el crecimiento
de la planta, a consecuencia de la intensa evapotranspiración-,
ii) la iluminación artificial que habitualmente acelera el crecimiento, iii) el
contenido de humedad, en este sentido es preciso recordar que la mayoría de
los cultivos requieren de un aporte regular y suficiente de agua, que a su vez
actuará sobre la tasa de transporte de N (nitrógeno) y su traslocación desde la
corteza radicular hasta el vástago y iv) por último, un factor fundamental: la concentración y forma química en la que se presentan los diferentes nutrientes.
En el apartado anterior control de nutrición de las plantas se hacía alusión a la
necesidad de un control exhaustivo sobre la acidez del cultivo; en este caso nos centramos en la competitividad -antagonismo- o aprovechamiento -sinergia- de elementos nutritivos; por poner un ejemplo claro, se ha podido comprobar que
la presencia de K+ (catión potasio) favorece la absorción de NH4+ (catión
amonio), mientras que el molibdeno (absorbido por la planta como MoO42-)
dificulta la absorción de hierro en su forma Fe2+.
Un ejemplo muy ilustrativo lo encontramos en el nitrógeno; de las formas de
N inorgánico (macronutriente esencial) que la planta puede incorporar a su metabolismo el NH4+ resulta ser la más tóxica ya que al parecer interrumpe la fotofosforilación cíclica, paso clave en el proceso fotosintético, lo que reduce la capacidad para capturar la energía luminosa. Podríamos pensar que el problema
se solucionaría añadiendo el nutriente en forma de NO3-, pero generalmente
los mayores rendimientos se obtienen con el aporte conjunto de las dos formas nitrogenadas.
Por tanto lo ideal es lograr un equilibrio entre ambas formas, algo relativamente
sencillo de realizar en cultivos hidropónicos.
h. Mayor número de cosechas por año
El empleo de de la hidroponía favorece un incremento en el número de cosechas
al año por área de producción debido, naturalmente, a que no existe necesidad de
que transcurra un tiempo limitado de descanso entre cosechas.
i. Sustitución efectiva de suelos agotados o no apropiados.
En este aspecto, la hidroponía ofrece una alternativa única, ya que se puede
aprovechar el espacio de estos suelos no productivos con la posibilidad de duplicar
e incluso triplicar el número de cosechas por año.
Fuente: Tecnociencia.es/especiales/cultivos hidropónicos